Hannah Fraser Mermaid

Hannah Fraser Mermaid

Moko me produjo inmensa admiración y motivó esta página marina.

EN LA COSTA MAHIA DE NUEVA ZELANDA

La delfín que salvó a dos ballenas

.

.

EFE - 12 de marzo, 2008


SIDNEY.- Una hembra de delfín ha salvado a dos cachalotes que quedaron encallados en una playa de la Isla Norte de Nueva Zelanda, ante la mirada atónita de un miembro del departamento de Conservación del Gobierno.
El experto Malcolm Smith ha explicado que los hechos ocurrieron el lunes 10 de marzo, cuando se había pasado más de una hora intentando animar a las ballenas, una madre y su cría, para que dieran media vuelta y volvieran a mar abierto.
Los cetáceos lo intentaron una y otra vez pero quedaron atrapados en un banco de arena frente a la playa sin poder salir al océano, por lo que Smith empezó a valorar la posibilidad de matarlas para ahorrarles el sufrimiento.
"Las ballenas estaban desorientadas y exhaustas, tenían la espalda arqueada y se llamaban la una a la otra continuamente", relató Smith.


Entonces llegó una delfín que a menudo visita la playa y es conocido por los locales como 'Moko', y en ese momento las ballenas se sumergieron en el agua, giraron y siguieron al animal unos 200 metros mar adentro, logrando superar la larga barrera de arena que las mantenía encalladas.

La delfín, que ya era popular entre bañistas de la zona y turistas por su carácter amigable, regresó a la playa de Mahia, al este de la isla, para jugar con los locales. Desde entonces, nadie ha vuelto a ver a las ballenas.


.

BEBÉ BALLENA BUSCA A SU MADRE

Una ballena bebé perdida confunde a su madre con un yate

Intentan localizar a su progenitora o a su manada para salvarle la vida
Tiene sólo uno o dos meses de vida e intentó mamar de la embarcación
La cría puede morir en unos días si no encuentra madre que la adopte


SIDNEY.- Las autoridades australianas están intentando salvar a una cría de ballena jorobada que se ha perdido y que no se separaba de un yate privado posiblemente porque creía que se trataba de su madre.

El ballenato fue encontrado en Pittwater, al norte de Sidney, después de ser, al parecer, abandonada por su madre en aguas cercanas a la costa este de Australia. "La cría ha pasado el último día en Pittwater y creemos que se ha arrimado en un intento por encontrar leche", explicó Chris McIntosh, director local del servicio de parques nacionales de Nuevo Gales del Sur. Un equipo de este departamento remolcó el yate para sacarlo del agua e intentaron atraer a la pequeña ballena mar adentro con la esperanza de que encontrara a su madre, pero hoy se la ha vuelto a ver cerca de la playa de Pittwater. "El panorama no es bueno, pero le estamos dando su única opción. No se le puede dar de comer y de hecho no sabríamos con qué alimentarlo, porque no está destetado", dijo el director regional de Parques Nacionales y Vida Salvaje a la cadena de radio ABC.

Según los expertos, el ballenato no podrá sobrevivir más de unos pocos días sin leche. En momentos angustiosos o de auxilio es habitual que algunas especies de animales abandonen a sus crías, indicó McIntosh. "Lo mejor que podemos hacer es guiar al animal y esperar que se quede en el océano", añadió.

Las hembras de ballena dan a luz una única cría y el periodo de recuperación del parto, de más de un año, favorece la aparición en algunas especies de un fuerte vínculo entre la madre y el ballenato, aunque en este caso los expertos no saben muy bien lo que ha podido ocurrir.


(Foto: AP Photo/Channel Nine) martes 19/08/2008

.

LAS BALLENAS JOROBADAS MEJORAN


Europa Press (12/08/2008) Las ballenas jorobadas ('Megaptera novaeangliae') empiezan a recuperarse y su población ya no está en peligro de extinción, según la actualización de la Lista Roja de Cetáceos realizada por el Grupo de Especialistas de Cetáceos de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). Así, el informe detalla que esta especie ha pasado de la categoría 'vulnerable' a la de 'preocupación menor', lo que significa que el riesgo de extinción es bajo, a pesar de que dos de sus subpoblaciones están en peligro.

"Las ballenas jorobadas y las ballenas francas australes ('Eubalaena australis') están volviendo a buena parte de su área de repartición, principalmente porque están protegidas contra la caza comercial", señala en un comunicado el presidente del Grupo de Especialistas de Cetáceos de la UICN, Randall Reeves.

Por el contrario, la organización recuerda que un 40% de las especies de cetáceos están amenazadas, de las cuales más del 10% están clasificadas en "peligro crítico". "Una gran cantidad de pequeños cetáceos costeros, como el delfín de Irrawaddy ('Orcaella brevirostris'), la marsopa negra ('Phocoena spinipinnis') y el delfín de plata ('Pontoporia blainvillei'), son víctimas de capturas accidentales durante la pesca, considerada la peor amenaza para estas especies", subrayó Reeves.

La
Lista Roja también refleja que un 15% de la población declinante de la 'vaquita', una marsopa del Golfo de California (México), muere cada año en redes de trasmallo, por lo que la organización estima que será el próximo cetáceo en extinguirse.

Además, la evaluación realizada por la UICN subraya que la muerte accidental en artes de pesca se ha convertido en la principal amenaza para los cetáceos. En este sentido, el organismo alerta de que la ballena franca del Norte y la ballena gris figuran entre las especies más amenazadas a causa de estas prácticas. "Las zonas de hábitats de importancia crítica deben ser cerradas a determinados tipos de pesca, por lo menos de forma estacional, para garantizar la supervivencia de algunas especies", indicó el presidente de la Autoridad de la UICN, Bill Perrin.

Por último, la organización explicó que "el cambio climático está cambiando la distribución de muchas especies, lo que puede causar una cascada de efectos, como riesgo de nuevas enfermedades, competencia entre especies y cambios en las poblaciones presas".

¿CÓMO DUERMEN LOS DELFINES?

Por Tito Rodríguez, Instituto Argentino de Buceo (Diciembre 2005)



A diferencia de nosotros los humanos, los delfines poseen respiración voluntaria. Eso significa que no es automática como la nuestra: Su cerebro la controla de manera consciente y continua. Si se durmieran del todo, se asfixiarían. Es por esa razón que los delfines no pueden ser intervenidos quirúrgicamente, ya que bajo los efectos de la anestesia el sistema respiratorio se detendría y morirían.


Por el mismo motivo los delfines no pueden dormir de la forma en que nosotros lo hacemos. Cuando los humanos nos sumergimos en el sueño, "apagamos" nuestro cerebro al mismo tiempo que nuestra respiración involuntaria se establece en un ritmo más lento y profundo. Los delfines, al tener que ordenarle a su cuerpo que respire, no pueden "apagarse" de esta forma. Por otro lado si su cerebro se bloqueara por completo estarían corriendo un serio riesgo al convertirse en presa fácil de los depredadores. Sin embargo el descanso es indispensable para la supervivencia de cualquier especie.

Cuando los delfines duermen apagan sólo la mitad de su cerebro. La otra mitad está atenta a la respiración y dispuesta a emprender la huída ante una presencia indeseable. Los delfines por las noches duermen flotando verticales en la superficie, como si fueran un palo de madera pesada en el agua, asomando solo el espiráculo que les permite el intercambio gaseoso. Pero, las noches y un sueño tan ligero no son suficientes para este animal que gasta tanta energía en conseguir el alimento diario. Es por eso que ellos además suelen tomar largas siestas, de hecho los delfines emplean casi un tercio del tiempo en descansar.

Hace poco en el Mar Rojo, al sur de la Península del Sinaí, tuve la oportunidad de presenciar una verdadera siesta de un grupo de unos nueve individuos de delfín nariz de botella (Flipper). El grupo, aletargado, se movía casi imperceptiblemente por un fondo de arena a unos nueve metros de profundidad. Los animales estaban muy unidos entre si, en el medio del grupo, protegidos por los adultos, había dos cachorros pequeños. Ellos repetían un ruta circular de unos 500 metros de diámetro pasando siempre por el mismo lugar muy lentamente. Sus ojos no estaban cerrados totalmente pero se habían convertido apenas en una línea inexpresiva.

Cada seis o siete minutos el grupo ascendía como con desgano hacia la superficie, tomaban una bocanada de aire fresco y con la misma parsimonia volvían al fondo de arena. Indudablemente, el lento movimiento les permitía un interesante descanso muscular pero, parte de su cerebro debía estar atento para coordinar la respiración, seguir la ruta prefijada y mantenerse unidos. Mientras tanto dos juveniles rondaban al grupo que descansaba. Ellos se movían más ágilmente alrededor del clan e incluso se acercaban a nosotros husmeando nuestras cámaras fotográficas. Seguramente se trataba de "guardias" que patrullaban los alrededores dispuestos a dar aviso ante cualquier enemigo que se acercara.

Flotar en el mar en silencio, respirando por un esnorkel apenas a un metro de una familia de delfines que están durmiendo la siesta es una de esas experiencias que nos amigan con la vida. Pero lo que más me llamó la atención en ese momento es que los "guardias" no alertaron a los durmientes de nuestra presencia, nunca nos consideraron una amenaza. Incluso se acercaban a nosotros con infantil curiosidad mirándonos a los ojos y desnudando nuestras emocionadas almas.